​La improvisación en la creación artística, ha sido uno de los valores fundamentales para llevar la obra a su consecución. El estudio de las formas, los colores, las texturas, la luz i los materiales, son el resultado de un trabajo más psicológico que técnico, consecuencia de dejarse llevar por los estímulos sensacionales que percibimos con los sentidos, utilizados para componer y crear a partir de ellos, una nueva vida.
El segundo pilar de dicha creación, ha sido la recuperación o reciclaje de materiales desechados por el hombre, se trata de recuperar aquello que la humanidad rechaza porque lo ve inservible, antiguo, muerto… Trato de hacer que vuelva a cobrar vida que recupere su importancia entre la sociedad.
Por último, quedando así en tercer lugar (escondido), el concepto, ya que la obra trata de que el espectador cultive la imaginación mientras intenta descifrar lo que percibe mediante sus estímulos visuales, ¿que clase de sensaciones son provocadas en el instante en que el espectador observa el trabajo?, cada individuo sentirá la obra de una forma distinta a los demás, ya que cada individuo posee una serie de registros visuales personales que lo llevaran a meditar sobre un o varios conceptos según su imaginación discurra.


Xussa Català

Xussa  Català

 All rights reserved